¿cómo se puede vivir de la ilustración en España?

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser ilustrador?

cmo-se-puede-vivir-de-la-ilustracin-body-image-1439977123

@conradroset

Conrad Roset: “Hago lo que me gusta y puedo vivir de ello, algo que creo muy importante, ya que pasamos muchas horas trabajando. Diría que lo peor es cuando tienes entregas con timings súper ajustados”.

@laracostafreda

Lara Costafreda: “Lo mejor es el estilo de vida free lance que me permite tener. Soy una persona de procesos y me encanta poder trabajar en un estudio con buena gente y poder montar mis horarios según me interesa. Los presupuestos bajos fueron el handicap más grande al principio; después de eso vendrían las prisas, sin duda. Todo es para ayer y eso a veces hace que tu vida se convierta en una locura de timings sin control. Por suerte, estos últimos años estoy haciendo proyectos muy grandes y eso me permite tener un poco de estabilidad y descansar un poco después del estrés”.

@rfumanal

Ricardo Fumanal: “Poder trabajar en lo que a uno le gusta, trabajar desde casa y organizar el día a mi antojo. Lo peor es la inestabilidad”.

@jordilabanda

Jordi Labanda: “Lo mejor es que puedes expresar el mundo que llevas dentro a través de dibujos de una manera rápida y sencilla. Ilustrar sobre todo es comunicar, es genial poder explicar historias a un público que desconoces. Al mismo tiempo tu trabajo puede tener la capacidad de hacer soñar a los demás o de influir en su estado de ánimo. Como cosas negativas resaltaría lo endiablado de los tiempos de entrega de muchos proyectos y lo cutre que es la gente últimamente con la pasta, aunque creo que son circunstancias que se pueden aplicar a cualquier trabajo free lance hoy en día”.

@mariaherreros

María Herreros: “Lo mejor es la sensación de realización profesional y personal que te aporta ir consiguiendo retos a medio y largo plazo. Saber que sólo dependes de ti. Lo peor es que no te ofrece una estabilidad económica si no eres constante. Es un arma de doble filo”.

@alfonsocasas

Alfonso Casas: “Para mí lo mejor y lo peor es lo mismo: dedicarme a lo que realmente me gusta. Es muy gratificante levantarte cada mañana y saber que vas a pasar el día dibujando. Pero hay (muchos) días en los que acabas trabajando dieciséis horas, y entonces pienso que sería más fácil trabajar en cualquier oficina de nueve a seis, fichar e irme a mi casa. Sé que no es fácil, pero ya que gran parte de nuestra vida la pasamos trabajando, he decidido que sea en lo que más me gusta. Al menos para no quedarme con la duda”.

@ricardocavolo

Ricardo Cavolo: “Lo mejor es haber podido convertir mi principal pasión en la manera de ganarme la vida. Lo peor es que justamente a veces eso mismo hace que se ensucie ese disfrute por el aspecto profesional”.

@letspacheco

Laura Pacheco: “Lo mejor es la flexibilidad y libertad de horarios, y poder hacerlo todo desde Internet, permitiéndome vivir donde quiera. No trabajo muchas horas al mes, así que cuando estoy libre de encargos me permito tomarme días libres entre semana. Lo peor es la incertidumbre. Tengo un par de cosas “fijas” al mes en las que llevo trabajando varios años, pero no son fijas de verdad, porque no tengo ninguna garantía de cuánto tiempo pueden durar. De momento he tenido la suerte de que siempre han ido surgiendo encargos, incluso he podido permitirme elegir en algunos casos, pero la incertidumbre de que deje de ocurrir siempre está ahí”.

@monstruoespagueti

Anastasia Bengoechea: “Lo peor es que soy completamente autodidacta y a veces me meto en unos buenos saraos. Lo mejor es que mi trabajo me obliga a estrujarme el cerebro a diario y es muy estimulante”.

@modernadepueblo

Moderna de Pueblo: “Lo mejor es que te permite expresarte, poner algo 100% tuyo en el trabajo que haces, implicarte totalmente y no sentir que trabajas para otro y a su manera. Lo peor es estar tantas horas delante del ordenador. Ya sea para dibujar, gestionar las redes, contestar los mails…”.

cmo-se-puede-vivir-de-la-ilustracin-en-espaa-body-image-1439978714

@paulabonet

Paula Bonet: “Lo mejor de mi profesión es que nunca dejo de aprender, sobre todo cuando puedo trabajar en proyectos de otras disciplinas artísticas que me interesan. También me permite viajar con bastante frecuencia (ahora preparo la presentación de mi nuevo libro, 813, en México DF y en Santiago de Chile). Lo peor es que el cien por cien de mi tiempo lo dedico a mi profesión. Consigo vivir de ella porque apenas descanso y porque estoy involucrada en varios proyectos al mismo tiempo”.

@aitorsaraiba

Aitor Saraiba: “No hay nada malo en mi profesión, me dedico a lo único que podría dedicar mi vida. Si hay algo que no me gusta es la falta de respeto por los pagadores e intermediarios sobre mi trabajo. Pero imagino que eso le pasará también a un panadero o a una fontanera”.

consejos y recomendaciones

Más allá de nuestras fronteras Jordi Labanda, con 22 años en el sector a sus espaldas, recomienda “buscarse un agente internacional para dar más salida a tu trabajo”. Ignasi Monreal y Conrad Roset son dos de los que han optado por esta opción. El primero se fue hace dos años y combina la ilustración con otros proyectos. Roset explica que “actualmente vivo de mi trabajo como ilustrador, aunque no todos los proyectos que hago son en España. En estos momentos muchos de mis clientes son extranjeros”.

Ricardo Fumanal pertenece al mismo grupo. Lleva nueve años en el sector y comenta que “está complicado, pero desde que empecé a trabajar como ilustrador, a excepción del primer año (lo combinaba con trabajos de diseño gráfico) he vivido exclusivamente de ello, aunque ha habido épocas mejores que otras… Por suerte la mayoría de mis clientes están repartidos por el mundo”.

También hay quien se mantiene solo en el mercado nacional, claro. Es el caso de Laura Pacheco, que ilustra profesionalmente desde hace dos años. Explica que más bien sobrevive, aunque, como ella afirma, “puedo tener cierta calidad de vida porque vivo en Almería, pero mi sueldo no me permite ahorrar para grandes compras ni vivir en una ciudad donde el transporte, el alquiler y el ocio son más caros. Sin embargo, soy optimista y mis ingresos han aumentado un poco más cada año, así que espero que sigan así”. A Lara Costafreda también le van bien las cosas, pero afirma que “sólo el 30% de los ilustradores catalanes viven exclusivamente de la ilustración y un porcentaje muy elevado de estos vive con menos de 800 euros al mes”.

El dinero es un tema recurrente. Para Alfonso Casas, que tiene una experiencia dilatada, “mantenerse es bastante complicado, y mucho más si lo intentas en el campo del personal branding. En la ilustración para publicidad se mueven presupuestos más generosos, pero en cualquier caso más vale que uno no tenga gustos demasiado caros si quiere vivir de la ilustración”.

Marta Córcoles, más conocida como Moderna de Pueblo, destaca además el nivel de trabajo que hay que mantener para poder vivir de tus ingresos: “Hay que hacer malabarismos y aceptar todo lo que surge: colaboraciones en prensa, con marcas publicitarias, libros con la editorial, encargos de ilustración, etc…”. María Herreros tiene una opinión parecida: “Me exige un trabajo duro y sacrificios que deberían estar mejor recompensados. Por ejemplo, en otros países hay subvenciones a los artistas porque se sobreentiende que están construyendo y apoyando el tejido cultural del país”.

Anastasia Bengoechea –aka Monstruo Espagueti- es una de las recién llegadas al sector y por el momento no puede vivir de ello: “A pesar de obtener reconocimiento, la situación no está muy boyante. Además, como en mi caso más que de ilustración se trata de humor gráfico, al hacerlo en español me limita en cuanto a trabajar internacionalmente. Sin embargo, ¡el merchandising sí empieza a funcionarme bien!”.

A Aitor Saraiba y Paula Bonet se les suele clasificar dentro del mundo de la ilustración, aunque su trabajo se extiende un poco más allá. El primero se define como dibujante y declara que lleva “10 años dentro del mercado del arte, y desde hace 6 vivo exclusivamente de mi producción artística, que está formada por mis cerámicas, fotos, cuadros, libros, dibujos y acciones”.

Bonet, que goza actualmente de una gran repercusión mediática, lleva en la profesión desde finales de 2010 y además de trabajos editoriales también desarrolla otro “tipo de proyectos casi siempre vinculados a ámbitos artísticos como la literatura, la música o el teatro. También en proyectos de pintura mural”. Y vive de ellos.

 

Fuente:

http://i-d.vice.com/

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de emiliogarciavarona

freelance de diseño gráfico / branding / community manager
Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s