Alberto Corazón

La exposición ¨Diseño: La energía del pensamiento gráfico. 1965-2015¨, viaje por la obra de uno de los diseñadores españoles más emblemáticos y recoge obras que forman parte de la cultura de la España actual.

Hasta el 4 de octubre en el espacio Fundación Telefónica.

Alberto Corazon. Fotografia: Pablo Almansa


“Entre las viejas imprentas aprendí no solo un oficio, sino un modo de entender la vida. Aprendí a escuchar, a respetar y a ganarme el respeto”


El Espacio Fundación Telefónica acoge una retrospectiva de Alberto Corazón (Madrid, 1942) uno de los diseñadores españoles más emblemáticos, con obra que abarca desde los años 60 hasta el 2015. La muestra, comisariada por Ana Arambarri, recoge unas creaciones que forman parte de la cultura de la España actual. La sociedad reconoce la mayoría de sus imágenes y logotipos, que han terminado por integrarse en la memoria colectiva de nuestro país. La muestra recoge una selección de diseños realizados por Alberto Corazón durante más de medio siglo: 132 carteles, 115 imágenes y bocetos, 145 logos, objetos y maquetas.

Fundación Telefónica expone así una selección de diseños de Alberto Corazón, a lo largo de cincuenta años. No hay área del diseño gráfico ni industrial donde no haya trabajado. “El riesgo del diseño, hoy en día”, afirma Alberto Corazón, “es olvidarse de la funcionalidad y aceptar la penalización de la estética. En los últimos años el ratón del ordenador ha sustituido al lápiz y ya nada puede ser como antes. En todos los sentidos, conceptual y formalmente”. Alberto Corazón defiende el diseño como una actividad inteligente, consecuencia de la reflexión y el pensamiento. El esfuerzo creativo se concreta a través de bocetos, dibujos y esquemas que recogen la estrategia de comunicación. Cree que la excelencia para este oficio está en las neuronas, nunca en los recursos informáticos.

Diseñador, pintor y escultor. Su huella conceptual y estética es prolija. Ha publicado una decena de libros sobre diseño y creación plástica, exponentes del compromiso con su trabajo. Académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, ha sido galardonado por las más prestigiosas instituciones profesionales internacionales, y en España, con el Premio Nacional de Diseño 1989. Esta exposición nos adentra en un recorrido a través de símbolos, objetos, signos. Una inmersión en la profundidad del lenguaje gráfico.

La primera revolución gráfica: el libro

“El punto de partida del diseño como profesión estuvo provocado por la Revolución Industrial, que transformó nuestra realidad natural en un entorno de objetos y signos”. Corazón afirma que el diseñador es el moderno protagonista de este complejo escenario. La primera revolución fue provocada por la irrupción del libro. En la producción de un libro intervienen todas las áreas de las artes gráficas: diseño, composición, grabados, impresión y encuadernación. Es un proceso complejo que exige alto nivel de competencia por parte de cualificados profesionales. El libro es un producto tan cotidiano que no somos conscientes de su sofisticada complejidad cultural. El modesto libro de bolsillo que compramos por pocos euros, es el resultado final del esfuerzo, decisiones, conocimiento y experiencia de profesionales que sienten un gran compromiso con la cultura. “Entre las viejas imprentas aprendí no solo un oficio, sino un modo de entender la vida,” recordaba Corazón. “Aprendí a escuchar, a respetar y a ganarme el respeto. Con aquellos tipógrafos, correctores, maquinistas, regentes, pude establecer una hermosa relación de intercambio.”

El cartel, una superficie urbana para la reflexión

El cartel fue saludado en los inicios del siglo XX como un puñetazo en el ojo. Como un grito en los muros de la ciudad. En un entorno urbano gris y carente de estímulos, el cartel iluminó la calle con sus reclamos publicitarios y cambió radicalmente el entorno. Con el paso de los años, el cartel fue perdiendo su eficacia publicitaria a favor de los nuevos medios de comunicación. La vida del cartel parecía haber concluido. Pero es ahora, en el siglo XXI, cuando el cartel recupera protagonismo y encuentra un nuevo y prometedor estatus. Un espacio para la reflexión gráfica. Alberto Corazón, entendiendo el cartel como una superficie de comunicación y reflexión gráfica, protagonizó una revolución radical utilizando un lenguaje gráfico comprometido con el contenido del mensaje a transmitir, que concentra la atención en la persuasión y la evocación. Un lenguaje que, con suave elegancia, resulta eficaz, contundente, directo y empático,.

Logotipos y símbolos: señales generadoras de Identidad.

Identidad es lo que te permite salir del anonimato, dejar de ser “una marca blanca” en el imaginario colectivo. Identidad es asumir la responsabilidad de ser quién eres: una institución, un producto, un servicio. Y aceptar por tanto, la penalización y la crítica o la aceptación y el reconocimiento. Las “señales de identidad” que ha diseñado Corazón tienen una fuerte presencia en nuestra cotidianeidad.

Diseño Gráfico y diseño industrial, una cuestión de estrategia

La capacidad de Alberto Corazón para crear imágenes de enorme potencia visual, nunca le ha alejado de lo esencial en el diseño, la estrategia. Los trabajos de Identidad Corporativa y Diseño Industrial se caracterizan por su rigor en definir los objetivos del cliente y desarrollar la estrategia para alcanzarlos. “El proceso de diseño”, dice, “es un recorrido vivo y vive del mercado”. La comprensión de estos planteamientos es lo que permite tomar decisiones acertadas en cada una de las fases. El paso del Diseño Gráfico al Industrial fue una evolución natural. Alberto Corazón no aprecia diferencia alguna entre el modo de abordarlos. Solo viene determinado por sus diferentes funcionalidades. Cada Identidad representa un mundo propio, de acuerdo con las características de la empresa o institución. Para él, diseñar es la herramienta para optimizar nuestra relación con el entorno. El diseñador realiza un servicio profesional a la comunidad, cuyo último fin es mejorar nuestra calidad de vida.

Objetos de uso cotidiano.

Sillas, lámparas, ceniceros, relojes, alfombra, un juego de mesa, el ajedrez. La cultura de consumo ofrece una extraordinaria oferta de objetos para el ámbito doméstico. En este apartado, los objetos no se han diseñado obedeciendo al gusto personal ni a las tendencias de la moda. Para Alberto Corazón, son los arquetipos con los que, alguna vez, el diseñador debe medirse.

Alberto Corazón ha sido creador de logos tan emblemáticos de instituciones como Paradores de España,RENFE o la ONCE. Se exhibirán libros, bocetos originales, documentos y carteles. Todo con un refuerzo visual y didáctico a base de proyecciones y audiovisuales. La muestra propone potenciar el diseño como una herramienta fundamental para impulsar la innovación y la creatividad.

Sobre Alberto Corazón

Alberto Corazón es uno de los diseñadores españoles con más extensa proyección internacional. Premiado por el Arts Director Club de Nueva York, el British Design y el Design Council International, desarrolla su trabajo profesional tanto en el área del diseño gráfico como en la del diseño industrial. En 1989 ganó el Premio Nacional de Diseño y es el único diseñador europeo que ha recibido la Medalla de Oro del American Institute of Graphic Arts, el más importante premio internacional en el área de la Comunicación Visual.

Anuncios

Acerca de emiliogarciavarona

freelance de diseño gráfico / branding / community manager
Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s